adivinanzas para niños

Se pone para dormir,
aunque no es un camisón,
puede ser de lana, seda o algodón.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Nuestra dueña nos coloca uno a cada lado, siempre pendientes, siempre colgados.

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.

El pie tapo al instante igual que si fuera un guante.

No he de darte más razones, sin mi perderías los pantalones.

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».

Guardado en invierno, lo luzco en verano, es mi único traje en sitios de baño.

En las manos de las damas casi siempre estoy metido, unas veces desplegado otras veces recogido.

Tienen justo cinco dedos como la mano; se rellenan en invierno, se vacían en verano.