adivinanzas para niños

Aunque las adornamos a ellas
cuando no tenemos carreras,
la gente tiene manía
de no llamarnos enteras.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Una copa redonda y negra, boca arriba está vacía, boca abajo está llena.

Rodeo cuellos y cuellos, tanto de ellas como de ellos.

Pisados, siempre en el suelo, recibiendo malos tratos, y sin señales de duelo.

Mi ser por un punto empieza, por un punto ha de acabar, el que mi nombre acierte sólo dirá la mitad.

Redondito, redondón, no tiene tapa ni tapón.

Me pisas y no me quejo, me cepillas si me mancho, y con mi hermano gemelo bajo tu cama descanso.

Vivo en el campo y en una ciudad grande, y soy chico pero me usan por igual, si dices mi nombre solo dirás la mitad.

Tienen justo cinco dedos como la mano; se rellenan en invierno, se vacían en verano.

Santa con nombre de flor, y, a pesar de este retrato, me confunden con zapato.

¡Escapa, escapa! que esto que te digo, aunque no te obligo, te abriga y te tapa.