adivinanzas para niños

Tienen justo cinco dedos
como la mano;
se rellenan en invierno,
se vacían en verano.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Rodeo cuellos y cuellos, tanto de ellas como de ellos.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Guardado en invierno, lo luzco en verano, es mi único traje en sitios de baño.

Una copa redonda y negra, boca arriba está vacía, boca abajo está llena.

Una piel que es otra piel, una mano que no es mano y el frío se aguanta bien.

Santa con nombre de flor, y, a pesar de este retrato, me confunden con zapato.

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.

Por la noche me lo pongo, por el día me lo quito y en la siesta lo uso un poquito.

De pergaminos, o sedas, o papel hechos estamos; en verano gusto damos; las manos han de estar quedas, si es que nuestro oficio usamos.

Me lleváis, me traéis, y si sois nuevos quizás me mordéis.