adivinanzas para niños

Tienen justo cinco dedos
como la mano;
se rellenan en invierno,
se vacían en verano.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Vivo en el campo y en una ciudad grande, y soy chico pero me usan por igual, si dices mi nombre solo dirás la mitad.

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace frío, están todos calentitos.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Mi ser por un punto empieza, por un punto ha de acabar, el que mi nombre acierte sólo dirá la mitad.

Una copa redonda y negra, boca arriba está vacía, boca abajo está llena.

Me pones y me quitas, me tomas y me dejas, conmigo no tiritas y estoy hecho de madejas.

De día llenos de carne, de noche con la boca al aire.

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.

Tengo copa y no soy árbol, tengo alas y no soy pájaro; protejo del sol a mi amo, en invierno y en verano.

Para salir a la esquina ponte pan en el talón y camina.