adivinanzas para niños

Resuélveme este dilema:
«soy una, pero soy media».

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Me pisas y no me quejo, me cepillas si me mancho, y con mi hermano gemelo bajo tu cama descanso.

En tus manos estoy limpio, en tus ventanas me ensucio, si sucio, me ponen limpio, si limpio, me ponen sucio.

Dos guaridas cálidas con sus escondrijos, para dos hermanas y sus quintillizos.

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.

En las manos de las damas casi siempre estoy metido, unas veces desplegado otras veces recogido.

Me lleváis, me traéis, y si sois nuevos quizás me mordéis.

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace frío, están todos calentitos.

Dos hermanitos muy igualitos, en llegando a viejecitos abren los ojitos.