adivinanzas para niños

Dos guaridas cálidas
con sus escondrijos,
para dos hermanas
y sus quintillizos.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Tienen justo cinco dedos como la mano; se rellenan en invierno, se vacían en verano.

En las manos de las damas casi siempre estoy metido, unas veces desplegado otras veces recogido.

Con varillas me sostengo y con la lluvia voy y vengo.

Redondo, redondo, sin tapa, sin fondo.

Guardado en invierno, lo luzco en verano, es mi único traje en sitios de baño.

Santa con nombre de flor, y, a pesar de este retrato, me confunden con zapato.

Dos hermanitos muy igualitos, en llegando a viejecitos abren los ojitos.

Tamaño de una cazuela, tiene alas y no vuela.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Por la noche me lo pongo, por el día me lo quito y en la siesta lo uso un poquito.