adivinanzas para niños

Una caja en tu casa
que te sube y que te baja.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Como conoce la clave, gira por su laberinto y deja entrar al recinto.

Adivíname ésa.

Cuatro patas tiene y no puede andar también cabecera sin saber hablar.

La cara que yo acaricio, dejo de seda al momento, porque ni un pelo se resiste a mi marcha, ¡buen invento!

Es verdad que tú le miras, es mentira que te ve, sois iguales uno al otro, está claro que eres él.

En un cuarto me arrinconan sin acordarse de mí, pero pronto van a buscarme cuando tienen que subir.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

Es un campo colorado con los surcos muy derechos; muy en alto está situado e inclinado de dos lados.

Un barbecho bien labrado, ni entra mula, ni entra arado.

En el buen tiempo a nadie marea, en cuanto llueve repiquetea.