adivinanzas para niños

Todos me buscan,
para descansar,
si ya te lo he dicho,
no lo pienses más.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Estoy dentro de él y no puedo entrar en él.

De nada me sirven, estas cuatro patas, que quieta estoy siempre, sobre mí, el durmiente.

Pequeña como una pera y alumbra la casa entera.

Soy liso y llano en extremo, y, aunque me falta la voz, digo en su cara a cualquiera la más leve imperfección; contesto al que me pregunta sin lisonja ni aflicción, y si mala cara pone, la misma le pongo yo.

Adivíname ésa.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

No soy el sol, tampoco el fuego; pero la casa bien que caliento.

Aunque de comida voy cargado, la gente me vacía, y nunca soy tragado.

Caja llena de soldados, todos largos y delgados, con gorritos colorados.

Como conoce la clave, gira por su laberinto y deja entrar al recinto.