adivinanzas para niños

Todos me buscan,
para descansar,
si ya te lo he dicho,
no lo pienses más.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Es una caja habladora, que vive en todas las casas, y se calla a muy alta hora.

En el campo soy hallada y al fuego alimento. Donde quiera que soy llevada, es para darme tormento.

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.

Tiene luna, no es planeta; tiene marco y no es puerta.

Sube llena, baja vacía, y si no se da prisa, la sopa se enfría,

Ruedo y ruedo, y en los bolsillos me quedo.

Ya ves, ya ves, tan claro que es. No me la adivines de aquí a un mes.

Los tejados protejo y buenas canales dejo.

Soy liso y llano en extremo, y, aunque me falta la voz, digo en su cara a cualquiera la más leve imperfección; contesto al que me pregunta sin lisonja ni aflicción, y si mala cara pone, la misma le pongo yo.

La cara que yo acaricio, dejo de seda al momento, porque ni un pelo se resiste a mi marcha, ¡buen invento!