adivinanzas para niños

Nuestra dueña nos coloca
uno a cada lado,
siempre pendientes,
siempre colgados.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Hoy cuando me levanté, puse uno en cada pie. Como no son los zapatos, dime tú... ¿qué puede ser?

Me pones y me quitas, me tomas y me dejas, conmigo no tiritas y estoy hecho de madejas.

De día llenos de carne, de noche con la boca al aire.

Colgada voy por delante y al hombre hago elegante.

No he de darte más razones, sin mi perderías los pantalones.

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».

Mi ser por un punto empieza, por un punto ha de acabar, el que mi nombre acierte sólo dirá la mitad.

Nuestra dueña nos coloca uno a cada lado, siempre pendientes, siempre colgados.

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Santa con nombre de flor, y, a pesar de este retrato, me confunden con zapato.