adivinanzas para niños

Mi ser por un punto empieza,
por un punto ha de acabar,
el que mi nombre acierte
sólo dirá la mitad.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Rodeo cuellos y cuellos, tanto de ellas como de ellos.

¡Escapa, escapa! que esto que te digo, aunque no te obligo, te abriga y te tapa.

Juntos, en ovillo, duermen los mellizos; cuando se separan, estirados andan.

Chiquito, redondo, barrilito sin fondo.

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Ani lloró todo el día; perdió lo que más quería

Con varillas me sostengo y con la lluvia voy y vengo.

Destacan en las orejas creyéndose independientes, van casi siempre en parejas.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Dos hermanitos muy igualitos, en llegando a viejecitos abren los ojitos.