adivinanzas para niños

Mi ser por un punto empieza,
por un punto ha de acabar,
el que mi nombre acierte
sólo dirá la mitad.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Me pisas y no me quejo, me cepillas si me mancho, y con mi hermano gemelo bajo tu cama descanso.

Rodeo cuellos y cuellos, tanto de ellas como de ellos.

De día llenos de carne, de noche con la boca al aire.

Puedes llevarlo en el pelo y, a veces, en los zapatos, se coloca en la cintura y en el rabo de los gatos.

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace frío, están todos calentitos.

En las manos de las damas casi siempre estoy metido, unas veces desplegado otras veces recogido.

Soy de piel o paño gordo y me adhiero a tu cuerpo, para que no pases frío cuando llega el invierno.

Juntos, en ovillo, duermen los mellizos; cuando se separan, estirados andan.

Me lleváis, me traéis, y si sois nuevos quizás me mordéis.

Aunque la quite del agua, sigue en agua.