adivinanzas para niños

Nazco y muero sin cesar;
sigo no obstante existiendo,
y, sin salir de mi lecho,
me encuentro siempre corriendo.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Es una enorme naranja pero de zumo salado, los gajos se le suponen entre un par de meridianos.

Tengo lecho y no me acuesto tengo curso sin ser maestro.

Millares de soldaditos van unidos a la guerra, todos arrojan lanzas que caen sobre la tierra.

Girando toda su vida, toda su vida girando y no aprendió a ser más rápida da una vuelta y tarda un día, da otra vuelta y tarda un año.

Vuela sin alas, silba sin boca, azota sin manos y tú ni lo ves ni lo tocas.

Él es tío sin sobrinos, a todos calienta igual. Si no sabes de quién hablo, tras la primavera vendrá.

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.

No soy estación del Metro ni soy estación del tren, pero soy una estación donde mil flores se ven.

Lleva años en el mar y aún no sabe nadar.

Lomos y cabeza tengo y aunque vestida no estoy, muy largas faldas mantengo.