adivinanzas para niños

Nazco y muero sin cesar;
sigo no obstante existiendo,
y, sin salir de mi lecho,
me encuentro siempre corriendo.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

En el cielo soy de agua, en la tierra soy de polvo, en las iglesias de humo y mancha blanca en los ojos.

Como una peonza da vueltas al sol, gira que gira, sin tener motor.

En mí se mueren los ríos, y por mí los barcos van, muy breve es el nombre mío, tres letras tiene no más.

El cielo y la tierra se van a juntar; la ola y la nube se van a enredar. Vayas donde vayas siempre lo verás, por mucho que andes nunca llegarás.

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

Viene del cielo, del cielo viene, a unos disgusta y a otros mantiene.

Rompe y no tiene manos, corre y no tiene pies, sopla y no tiene boca, ¿Qué te parece que es?

Como el algodón suelo en el aire flotar, a veces otorgo lluvia y otras, sólo humedad.

Es una enorme naranja pero de zumo salado, los gajos se le suponen entre un par de meridianos.

Llevo, sin ser arlequín, de colores mi librea, yo salgo de tarde en tarde y espero siempre a que llueva.