adivinanzas para niños

Un convento bien cerrado,
sin campanas y sin torres
y muchas monjitas dentro,
preparan dulces de flores.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Lleva años en el mar y aún no sabe nadar.

Nicanor tenía un barco y con él surcaba el río; ¿era este un barco pequeño o este era un gran navío? Lee despacio, Encarnación, y hallarás la solución.

Llevo, sin ser arlequín, de colores mi librea, yo salgo de tarde en tarde y espero siempre a que llueva.

Kilómetros mido, hectolitros llevo, kilovatios doy, hectáreas mantengo.

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

Alto, alto, como un pino, pesa menos que un comino.

No soy estación del Metro ni soy estación del tren, pero soy una estación donde mil flores se ven.

Él es tío sin sobrinos, a todos calienta igual. Si no sabes de quién hablo, tras la primavera vendrá.

Un convento bien cerrado, sin campanas y sin torres y muchas monjitas dentro, preparan dulces de flores.

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.