adivinanzas para niños

En el cielo soy de agua,
en la tierra soy de polvo,
en las iglesias de humo
y mancha blanca en los ojos.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Tengo lecho y no me acuesto tengo curso sin ser maestro.

Nicanor tenía un barco y con él surcaba el río; ¿era este un barco pequeño o este era un gran navío? Lee despacio, Encarnación, y hallarás la solución.

Rompe y no tiene manos, corre y no tiene pies, sopla y no tiene boca, ¿Qué te parece que es?

Aparece por delante, por los lados, por la espalda, te descuidas un instante y te levanta la falda.

Un convento bien cerrado, sin campanas y sin torres y muchas monjitas dentro, preparan dulces de flores.

En verano barbudo y en invierno desnudo, ¡esto es muy duro!

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.

En mí se mueren los ríos, y por mí los barcos van, muy breve es el nombre mío, tres letras tiene no más.

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.

Cuatro puntos son y para distinguirlos necesitamos del sol.