adivinanzas para niños

Al revolver una esquina
me encontré con un convento,
las monjas vestidas de blanco,
la superiora en el centro,
más arriba dos ventanas,
más todavía un par de espejos
y en lo más alto la plaza
donde pasean los caballeros.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

En la jirafa descuella, bajo la barba del rey, lo tiene cualquier botella, la camisa o el jersey.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Unas son redondas, otras ovaladas, unas piensan mucho, otras casi nada.

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

Dos fuentes muy cristalinas están en medio de un llano y cuando las fuentes manan no está muy contento el amo.

Con ella vives, con ella hablas, con ella rezas y hasta bostezas.

Dicen que son de dos, pero siempre son de una.

Como la piedra son duros, para el perro un buen manjar, y sin ellos no podrías ni saltar ni caminar.

A muchos se lo suelen tomar si antes no se ha ido a pelar.