adivinanzas para niños

Al revolver una esquina
me encontré con un convento,
las monjas vestidas de blanco,
la superiora en el centro,
más arriba dos ventanas,
más todavía un par de espejos
y en lo más alto la plaza
donde pasean los caballeros.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Uno se cree superior, el otro inferior se siente, sin decirse nunca nada, mucho se quieren, tanto que, siempre se están besando.

¿Qué es rojo por dentro, y amable por fuera?

Atrás panza y delante espinazo, aciértamelo pedazo de ganso.

¿Quién seré yo que encerrada soy donde quiera que voy, me encuentro siempre mojada y al cielo pegada estoy.

Parecen persianas, que suben y bajan.

Porque no se caiga pagan, pero, si se cae, nadie se agacha a recogerlo.

Cinco hermanos muy unidos, que no se pueden mirar, cuando riñen aunque quieras, no los puedes separar.

Tiene grandes pabellones, pero no tiene habitaciones.

Cinco hijitos tiene cada una y dan tortazos como ninguna.

En un huerto no muy llano hay dos cristalinas fuentes, no está a gusto el hortelano, cuando crecen las corrientes.