adivinanzas para niños

¿Qué instrumento se puede escuchar,
pero no se puede ver ni tocar?

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Parecen persianas, que suben y bajan.

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Dicen que son de dos, pero siempre son de una.

Porque no se caiga pagan, pero, si se cae, nadie se agacha a recogerlo.

Son dos cortinas en dos ventanitas que bajando ocultan dos niñas bonitas.

Ordenes da, órdenes recibe, algunas autoriza, otras prohíbe.

Laterales parapetos, que van siempre por parejas, les encantan los secretos.

Tiene grandes pabellones, pero no tiene habitaciones.

Atrás panza y delante espinazo, aciértamelo pedazo de ganso.