adivinanzas para niños

En un huerto no muy llano
hay dos cristalinas fuentes,
no está a gusto el hortelano,
cuando crecen las corrientes.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

¿Quién seré yo que encerrada soy donde quiera que voy, me encuentro siempre mojada y al cielo pegada estoy.

Podrás tocarlos, podrás cortarlos, pero nunca contarlos.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

A muchos se lo suelen tomar si antes no se ha ido a pelar.

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

¿Qué instrumento se puede escuchar, pero no se puede ver ni tocar?

Laterales parapetos, que van siempre por parejas, les encantan los secretos.

Cuando sonríes asoman blancos como el azahar unas cositas que cortan y que pueden masticar.

Dicen que son de dos, pero siempre son de una.

Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están, pero siempre necesitan separarse para hablar.