adivinanzas para niños

Porque no se caiga pagan,
pero, si se cae,
nadie se agacha
a recogerlo.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Cuando sonríes asoman blancos como el azahar unas cositas que cortan y que pueden masticar.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Porque no se caiga pagan, pero, si se cae, nadie se agacha a recogerlo.

Podrás tocarlos, podrás cortarlos, pero nunca contarlos.

¿Quién seré yo que encerrada soy donde quiera que voy, me encuentro siempre mojada y al cielo pegada estoy.

Ordenes da, órdenes recibe, algunas autoriza, otras prohíbe.

¿Cuál es la mitad de uno?

Cinco hijitos tiene cada una y dan tortazos como ninguna.

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Sólo tres letras tengo pero tu peso yo sostengo. Si me tratas con cuidado, te llevaré a cualquier lado.