adivinanzas para niños

Porque no se caiga pagan,
pero, si se cae,
nadie se agacha
a recogerlo.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Al dar la vuelta a la esquina tropecé con un convento, las monjas iban de blanco y el sacristán en el centro.

Unas son redondas, otras ovaladas, unas piensan mucho, otras casi nada.

Vive en la panza y se enseña en ciertas danzas.

En un huerto no muy llano hay dos cristalinas fuentes, no está a gusto el hortelano, cuando crecen las corrientes.

Entre dos murallas blancas hay una flor colorada, que con lluvia o con buen tiempo, está siempre bien mojada.

Cinco hijitos tiene cada una y dan tortazos como ninguna.

Parecen persianas, que suben y bajan.

¿Qué planta será la que en el hombre está?

Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están, pero siempre necesitan separarse para hablar.

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.