adivinanzas para niños

Vive en la panza
y se enseña en ciertas danzas.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

En un huerto no muy llano hay dos cristalinas fuentes, no está a gusto el hortelano, cuando crecen las corrientes.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Como la piedra son duros, para el perro un buen manjar, y sin ellos no podrías ni saltar ni caminar.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

Porque no se caiga pagan, pero, si se cae, nadie se agacha a recogerlo.

Cueva con treinta y dos machacantes que dispone de un solo habitante.

¿Qué es rojo por dentro, y amable por fuera?

Dicen que son de dos, pero siempre son de una.

A muchos se lo suelen tomar si antes no se ha ido a pelar.