adivinanzas para niños

Unas son redondas,
otras ovaladas,
unas piensan mucho,
otras casi nada.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Ordenes da, órdenes recibe, algunas autoriza, otras prohíbe.

¿Cuál es la planta más olorosa?

Si los abro veo si los cierro sueño.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

Cueva con treinta y dos machacantes que dispone de un solo habitante.

Si aciertas esta pregunta, te anotarás un buen tanto: ¿qué cosa acabada en punta tienes entre risa y llanto?

Laterales parapetos, que van siempre por parejas, les encantan los secretos.

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Son dos cortinas en dos ventanitas que bajando ocultan dos niñas bonitas.

Como la piedra son duros, para el perro un buen manjar, y sin ellos no podrías ni saltar ni caminar.