adivinanzas para niños

Oscuro fue mi nacimiento,
y de blanco me vestí.
Pocas personas me quieren,
mas tienen respeto por mi.
¿Qué es?

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Podrás tocarlos, podrás cortarlos, pero nunca contarlos.

Unas son redondas, otras ovaladas, unas piensan mucho, otras casi nada.

Laterales parapetos, que van siempre por parejas, les encantan los secretos.

En un huerto no muy llano hay dos cristalinas fuentes, no está a gusto el hortelano, cuando crecen las corrientes.

Con ella vives, con ella hablas, con ella rezas y hasta bostezas.

Dos niñas van a la par, y no se pueden mirar.

Atrás panza y delante espinazo, aciértamelo pedazo de ganso.

Cuando sonríes asoman blancos como el azahar unas cositas que cortan y que pueden masticar.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

No es reloj, pero hace TIC TAC, no usa pilas pero no para de andar...