adivinanzas para niños

Pozo hondo,
soga larga,
y si no se dobla
no alcanza.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Podrás tocarlos, podrás cortarlos, pero nunca contarlos.

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Oscuro fue mi nacimiento, y de blanco me vestí. Pocas personas me quieren, mas tienen respeto por mi. ¿Qué es?

Son dos cortinas en dos ventanitas que bajando ocultan dos niñas bonitas.

Si aciertas esta pregunta, te anotarás un buen tanto: ¿qué cosa acabada en punta tienes entre risa y llanto?

Unas son redondas, otras ovaladas, unas piensan mucho, otras casi nada.

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.

Uno se cree superior, el otro inferior se siente, sin decirse nunca nada, mucho se quieren, tanto que, siempre se están besando.

Vive en la panza y se enseña en ciertas danzas.

Ordenes da, órdenes recibe, algunas autoriza, otras prohíbe.