adivinanzas para niños

Vuela sin alas,
silba sin boca,
azota sin manos
y tú ni lo ves ni lo tocas.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Llevo, sin ser arlequín, de colores mi librea, yo salgo de tarde en tarde y espero siempre a que llueva.

En el cielo soy de agua, en la tierra soy de polvo, en las iglesias de humo y mancha blanca en los ojos.

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.

Nicanor tenía un barco y con él surcaba el río; ¿era este un barco pequeño o este era un gran navío? Lee despacio, Encarnación, y hallarás la solución.

Como el algodón suelo en el aire flotar, a veces otorgo lluvia y otras, sólo humedad.

Muchas monjitas en un convento, visitan las flores y hacen dulces dentro.

El cielo y la tierra se van a juntar; la ola y la nube se van a enredar. Vayas donde vayas siempre lo verás, por mucho que andes nunca llegarás.

Vuela sin alas, silba sin boca, azota sin manos y tú ni lo ves ni lo tocas.

Millares de soldaditos van unidos a la guerra, todos arrojan lanzas que caen sobre la tierra.

Soy una bola grandota, que gira constantemente, y que desea saber, dónde meter tanta gente. Si ya sabes quien soy yo eres muy inteligente.