adivinanzas para niños

Vuela sin alas,
silba sin boca,
azota sin manos
y tú ni lo ves ni lo tocas.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Llevo, sin ser arlequín, de colores mi librea, yo salgo de tarde en tarde y espero siempre a que llueva.

En el cielo soy de agua, en la tierra soy de polvo, en las iglesias de humo y mancha blanca en los ojos.

Es tan humilde y tan buena que hasta se deja pisar; para el almuerzo y la cena la vaca la va a tomar.

Cuatro puntos son y para distinguirlos necesitamos del sol.

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

Girando toda su vida, toda su vida girando y no aprendió a ser más rápida da una vuelta y tarda un día, da otra vuelta y tarda un año.

Nazco y muero sin cesar; sigo no obstante existiendo, y, sin salir de mi lecho, me encuentro siempre corriendo.

Un convento bien cerrado, sin campanas y sin torres y muchas monjitas dentro, preparan dulces de flores.

Alas de mil colores y se pierden entre las flores.

En verano barbudo y en invierno desnudo, ¡esto es muy duro!