adivinanzas para niños

Tengo lecho
y no me acuesto
tengo curso
sin ser maestro.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

Millares de soldaditos van unidos a la guerra, todos arrojan lanzas que caen sobre la tierra.

Vuela en el aire, pace en la tierra, se posa en los árboles, anda en la mano, se deshace en el horno y se ahoga en el agua.

Es una enorme naranja pero de zumo salado, los gajos se le suponen entre un par de meridianos.

En el campo soy hallada y al fuego alimento. Donde quiera que soy llevada, es para darme tormento.

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.

Aparece por delante, por los lados, por la espalda, te descuidas un instante y te levanta la falda.

Muchas monjitas en un convento, visitan las flores y hacen dulces dentro.

Nazco y muero sin cesar; sigo no obstante existiendo, y, sin salir de mi lecho, me encuentro siempre corriendo.

Nazco en lugares abruptos sin haber tenido padre y conforme voy muriendo va naciendo mi madre.