adivinanzas para niños

Es verdad que tú le miras,
es mentira que te ve,
sois iguales uno al otro,
está claro que eres él.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Llevo secretos a voces, corriendo por esos mundos y sin que nadie los oiga los doy en unos segundos.

A la entrada de tu casa algo suena si lo aprietan y tu sales presurosa a abrir deprisa la puerta.

Aunque al dormir me consultan, nunca suelo contestar.

Fui a la plaza y compré un negrito. Llegué a la casa y se puso coloradito. ¿Qué es?

Lo usa el tendero para comer, lo lleva entero si sabes leer.

Aunque tengo cuatro patas, yo nunca puedo correr, tengo la comida encima, y no la puedo comer.

Si me mojas hago espuma, con ojitos de cristal, y tu cuerpo se perfuma, mientras llega mi final.

Está hecha de metal, de madera o de cristal y golpes siempre recibe cuando la entrada prohíbe.

Es tu favorita cuando sientes frío; la encuentras escrita en el verso mío.

Es un campo colorado con los surcos muy derechos; muy en alto está situado e inclinado de dos lados.