adivinanzas para niños

Iba una vaca de lado,
luego resultó pescado.

 

más adivinanzas de animales...

Un espléndido abanico que no produce pavor, sus alas, plumas y pico son reales, sí señor.

En el campo me crié dando voces como loca; me ataron de pies y manos para quitarme la ropa.

Con la primavera, llega la viajera. Su nido es de barro y su cola, de tijera.

¿Qué es, qué es, del tamaño de una nuez, que sube la cuesta y no tiene pies?

Duro por arriba, duro por abajo, cara de serpiente y patas de palo.

Chao, chao, rabito «alzao».

Viajeras somos de negros vestidos, debajo de las tejas hacemos los nidos.

Cuando nada en los ríos parece un tronco flotante, pero si muestra sus dientes todos huyen al instante.

En alto vive, en alto vuela, en alto toca las castañuelas.

¿Quién hace en los troncos su oscura casita y allí esconde, avara, cuanto necesita?