adivinanzas para niños

Soy redonda como el mundo
al morir me despedazan,
me reducen a pellejo
y todo el jugo me sacan

 

más adivinanzas de frutas...

Ni espero que me lo aciertes, ni espero que me bendigas, y, con un poco de suerte, espero que me lo digas.

Agua pasa por mi casa, cate por mi corazón. El que no lo adivinara, será un burro cabezón.

Si tú me quieres comer, me verás marrón peludo y no me podrás romper porque por fuera soy duro.

Si la dejamos se pasa; si la vendemos se pesa; si se hace vino se pisa; si la dejamos se posa.

Arca, monarca, llena de placer; ningún carpintero te ha sabido hacer.

Tengo nombre de ciudad, con cierta fruta concuerdo y muerdo en la realidad. ¿Qué soy?

Tiene escamas pero no es un pez tiene corona pero no es un rey ¿que es?

Agrio es su sabor, bastante dura su piel y si lo quieres tomar tendrás que estrujarlo bien.

¿Qué le dijo una cereza a otra cereza?

Una madre con cien hijas y a todas pone camisas.