adivinanzas para niños

Con mi cara tan cuadrada,
lisa o con dibujitos,
resignada y por los suelos,
me repito, me repito…

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Todos me buscan, para descansar, si ya te lo he dicho, no lo pienses más.

A la entrada de tu casa algo suena si lo aprietan y tu sales presurosa a abrir deprisa la puerta.

En el buen tiempo a nadie marea, en cuanto llueve repiquetea.

Es una pera colgada que toda la casa alumbra sin tener humo ni llama.

Lámina que no se ve y nos protege del viento. Aunque la atraviesa el sol, se empaña con el aliento.

Pequeña como una pera y alumbra la casa entera.

En invierno se usa porque da calor en verano estorba y se echa al rincón.

Sale de la sala, entra en la cocina, meneando la cola como una gallina.

Si me mojas hago espuma, con ojitos de cristal, y tu cuerpo se perfuma, mientras llega mi final.

Aunque de comida voy cargado, la gente me vacía, y nunca soy tragado.