adivinanzas para niños

Sale de la sala,
entra en la cocina,
meneando la cola
como una gallina.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

En el buen tiempo a nadie marea, en cuanto llueve repiquetea.

Un barbecho bien labrado, ni entra mula, ni entra arado.

Soy liso y llano en extremo, y, aunque me falta la voz, digo en su cara a cualquiera la más leve imperfección; contesto al que me pregunta sin lisonja ni aflicción, y si mala cara pone, la misma le pongo yo.

Es verdad que tú le miras, es mentira que te ve, sois iguales uno al otro, está claro que eres él.

Pequeña como una pera y alumbra la casa entera.

Golpe va, golpe viene y en su puesto se mantiene.

Poseo dientes y ojos y para hacerme trabajar me has de meter en cerrojos.

Caja llena de soldados, todos largos y delgados, con gorritos colorados.

Habla y no tiene boca, oye y no tiene oído, es chiquito y hace ruido, muchas veces se equivoca.

Aunque yo nunca me mueva por mí suben, por mi bajan; soy de diversas materias y mi utilidad la halagan.