adivinanzas para niños

Del techo al suelo,
cortada y fina,
tela con vuelo.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Estoy dentro de él y no puedo entrar en él.

Cuanto más se moja, más te seca. ¿Qué es?

No pienses que es una col, o que baila el chachachá; búscala sobre tu cama, que yo te la he dicho ya.

La cara que yo acaricio, dejo de seda al momento, porque ni un pelo se resiste a mi marcha, ¡buen invento!

En un cuarto me arrinconan sin acordarse de mí, pero pronto van a buscarme cuando tienen que subir.

Es un campo colorado con los surcos muy derechos; muy en alto está situado e inclinado de dos lados.

Soy liso y llano en extremo, y, aunque me falta la voz, digo en su cara a cualquiera la más leve imperfección; contesto al que me pregunta sin lisonja ni aflicción, y si mala cara pone, la misma le pongo yo.

Ruedo y ruedo, y en los bolsillos me quedo.

Que timbre y número tenga y en verdad portal no sea es cierto, y el que desea hablar por él, no lo cuelga.

A la entrada de tu casa algo suena si lo aprietan y tu sales presurosa a abrir deprisa la puerta.