adivinanzas para niños

Soy liso y llano en extremo,
y, aunque me falta la voz,
digo en su cara a cualquiera
la más leve imperfección;
contesto al que me pregunta
sin lisonja ni aflicción,
y si mala cara pone,
la misma le pongo yo.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Ya ves, ya ves, tan claro que es. No me la adivines de aquí a un mes.

No pienses que es una col, o que baila el chachachá; búscala sobre tu cama, que yo te la he dicho ya.

Cabecita fría la noche haces día cuando te restriego, cabeza de fuego.

Con patas y espalda, no se mueve ni anda.

Durante el verano escondido, en el invierno encendido.

De mi madre nací yo, sin fundamento de padre, y luego me he muerto yo y de mi nació mi madre.

Un campo bien labrado no gasta reja ni arado.

Sale de la sala, entra en la cocina, meneando la cola como una gallina.

Lámina que no se ve y nos protege del viento. Aunque la atraviesa el sol, se empaña con el aliento.

Poseo dientes y ojos y para hacerme trabajar me has de meter en cerrojos.