adivinanzas para niños

Soy liso y llano en extremo,
y, aunque me falta la voz,
digo en su cara a cualquiera
la más leve imperfección;
contesto al que me pregunta
sin lisonja ni aflicción,
y si mala cara pone,
la misma le pongo yo.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Llevo secretos a voces, corriendo por esos mundos y sin que nadie los oiga los doy en unos segundos.

Ni corre, ni vuela, pero siempre te precede, cuando vas o cuando llegas.

La cara que yo acaricio, dejo de seda al momento, porque ni un pelo se resiste a mi marcha, ¡buen invento!

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.

Puede ser de Persia, puede ser de Ana, por más que se enrolle, se ve en la ventana.

Es verdad que tú le miras, es mentira que te ve, sois iguales uno al otro, está claro que eres él.

En la mesa me ponen y sobre mí todos comen.

Poseo dientes y ojos y para hacerme trabajar me has de meter en cerrojos.

Lámina que no se ve y nos protege del viento. Aunque la atraviesa el sol, se empaña con el aliento.

Está hecha de metal, de madera o de cristal y golpes siempre recibe cuando la entrada prohíbe.