adivinanzas para niños

Ruedo y ruedo,
y en los bolsillos me quedo.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Aunque no hable, lo cuenta todo por cable.

Aunque al dormir me consultan, nunca suelo contestar.

Sin ella en la mano ni entras ni sales, ni vas a la calle.

Soy de cabeza redonda y me sostengo en un solo pie. Soy de tal fortaleza que a Dios hombre sujeté.

Como conoce la clave, gira por su laberinto y deja entrar al recinto.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.

En invierno se usa porque da calor en verano estorba y se echa al rincón.

Soy liso y llano en extremo, y, aunque me falta la voz, digo en su cara a cualquiera la más leve imperfección; contesto al que me pregunta sin lisonja ni aflicción, y si mala cara pone, la misma le pongo yo.

Poseo dientes y ojos y para hacerme trabajar me has de meter en cerrojos.