adivinanzas para niños

Cuanto más caliente,
más fresco y crujiente.
¿Quién soy?

 

más adivinanzas de alimentos...

La mujer del quesero, ¿qué será?

Es mi madre tartamuda, y mi padre «cantaor», tengo blanco mi vestido, amarillo el corazón.

Te digo y te repito que si no lo adivinas no vales un pito.

Quiere leche y no es lechera ¿Qué será?

Te lo digo y te repito, y te lo debo avisar, que por más que te lo diga, no lo vas a adivinar.

Somos blancos, larguiruchos, nos fríen en las verbenas, y dorados, calentitos, nos comen nenes y nenas.

Blanca fue mi niñez, morada mi mocedad, negra y prieta mi vejez, adivina qué será.

Aunque me corten y corten nunca me verás sangrar, porque me han curado al frío y metido en mucha sal.

De bello he de presumir: soy blanco como la cal, todos me saben abrir, nadie me sabe cerrar.

Yo soy el diminutivo de una fruta muy hermosa, tengo virtud provechosa, en el campo siempre vivo y mi cabeza es vistosa.