adivinanzas para niños

Los tejados protejo
y buenas canales dejo.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Fui a la plaza y compré un negrito. Llegué a la casa y se puso coloradito. ¿Qué es?

Doy vueltas y no soy tiempo, un secreto sé guardar, si no me cuidan, me pierdo. ¿Con mi nombre sabrás dar?

Muy bonito por delante y muy feo por detrás; me transformo a cada instante, pues imito a los demás.

De nada me sirven, estas cuatro patas, que quieta estoy siempre, sobre mí, el durmiente.

Una señorita de carnes muy blandas, que sin ser enferma siempre está en la cama.

En el campo fui nacida, vestida de verdes ramas, y al pueblo me trajeron, para servir a las damas, a mí todo me regalan, caramelos, miel, melada, mas yo todo lo reparto, porque no sé comer nada.

Llevo secretos a voces, corriendo por esos mundos y sin que nadie los oiga los doy en unos segundos.

Sin ella en la mano ni entras ni sales, ni vas a la calle.

Habla y no tiene boca, oye y no tiene oído, es chiquito y hace ruido, muchas veces se equivoca.

Está hecha de metal, de madera o de cristal y golpes siempre recibe cuando la entrada prohíbe.