adivinanzas para niños

De nada me sirven,
estas cuatro patas,
que quieta estoy siempre,
sobre mí, el durmiente.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Una señorita de carnes muy blandas, que sin ser enferma siempre está en la cama.

En el campo soy hallada y al fuego alimento. Donde quiera que soy llevada, es para darme tormento.

¿Quién será la desvelada, lo puedes tú discurrir? día y noche está acostada y no se puede dormir.

Es una caja habladora, que vive en todas las casas, y se calla a muy alta hora.

Sube llena, baja vacía, y si no se da prisa, la sopa se enfría,

Te lo digo y no me entiendes, no tengo boca y si tengo dientes

Un campo bien labrado no gasta reja ni arado.

Tiene luna, no es planeta; tiene marco y no es puerta.

Una caja en tu casa que te sube y que te baja.

Llevo secretos a voces, corriendo por esos mundos y sin que nadie los oiga los doy en unos segundos.