adivinanzas para niños

En los baños suelo estar,
aunque provengo del mar.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

De nada me sirven, estas cuatro patas, que quieta estoy siempre, sobre mí, el durmiente.

Ni corre, ni vuela, pero siempre te precede, cuando vas o cuando llegas.

En el campo fui nacida, vestida de verdes ramas, y al pueblo me trajeron, para servir a las damas, a mí todo me regalan, caramelos, miel, melada, mas yo todo lo reparto, porque no sé comer nada.

En el campo soy hallada y al fuego alimento. Donde quiera que soy llevada, es para darme tormento.

Cuatro patas tiene y no puede andar también cabecera sin saber hablar.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

Está hecha de metal, de madera o de cristal y golpes siempre recibe cuando la entrada prohíbe.

No pienses que es una col, o que baila el chachachá; búscala sobre tu cama, que yo te la he dicho ya.

Aunque al dormir me consultan, nunca suelo contestar.

Pequeña como una pera y alumbra la casa entera.