adivinanzas para niños

Un árbol con doce ramas,
cada rama, cuatro nidos;
cada nido, siete pájaros:
cada cual con su apellido.

 

más adivinanzas sobre el tiempo...

Todos me esperan pero nunca llego, porque cuando llego yo desaparezco.

Una cara con dos manos pegada está a la pared. Antes de un minuto, hermanos, ¿sabréis decirme quién es?

Como te cases o te embarques en este día fatal, todo te saldrá mal.

Quién es un viejo ligero, que es de cuatro movimientos puestos en doce cimientos, que, a cualquier pasajero, da más penas que contentos.

Cada año nazco gordito y cada año me muero flaquito. ¿Qué soy?

En un castillo redondo, doce caballeros de guardia están; un flaco lancero y un gordo escudero, marchan al compás.

Nos llegan muy de mañana y se van mucho después, regresan cada semana y cuatro veces al mes.

Cuando apenas he nacido, mi vida se acaba al punto; aunque no soy el primero, lo sigo por todo el mundo.

Brazos tengo desiguales y a mi ritmo se mueven los mortales.

Los siete son hermanitos y viven un solo día: cuando uno nace otro muere, y así se pasan la vida.