adivinanzas para niños

Aquí estamos doce hermanos;
yo, que el segundo nací,
soy el menor entre todos:
¿Cómo puede ser así?

 

más adivinanzas sobre el tiempo...

Tengo agujas y no sé coser, tengo números y no sé leer.

De aquí al domingo seis pasos, seis cielos que veo pasar, seis mañanas, seis ocasos ¿Cómo me debo llamar?

Para unos soy muy corto; para otros, regular; para los tristes muy largo; para Dios, la eternidad.

Doce señoritas en un mirador, todas tienen medias y zapatos no.

Quién es un viejo ligero, que es de cuatro movimientos puestos en doce cimientos, que, a cualquier pasajero, da más penas que contentos.

Los siete son hermanitos y viven un solo día: cuando uno nace otro muere, y así se pasan la vida.

Un árbol con doce ramas, cada rama, cuatro nidos; cada nido, siete pájaros: cada cual con su apellido.

En un castillo redondo, doce caballeros de guardia están; un flaco lancero y un gordo escudero, marchan al compás.

Son doce hermanas y todas gastan medias y, aunque, van numeradas todas son cantadas.

Doce son los hermanitos, uno es el benjamín, siete son los mayorcitos y los cuatro restantes los más pequeñitos.