adivinanzas para niños

Somos doce hermanos
y yo el más chiquito;
cada cuatro años
me crece el rabito.

 

más adivinanzas sobre el tiempo...

Nos llegan muy de mañana y se van mucho después, regresan cada semana y cuatro veces al mes.

Son doce hermanas y todas gastan medias y, aunque, van numeradas todas son cantadas.

Estoy condenado a un año y un día; si esto es cada cuatro, ¿mi nombre, sabrías?

Doce palomitas en un palomar, a la hora y a los cuartos salen a volar.

Una cara con dos manos pegada está a la pared. Antes de un minuto, hermanos, ¿sabréis decirme quién es?

Brazos tengo desiguales y a mi ritmo se mueven los mortales.

Tengo agujas y no sé coser, tengo números y no sé leer.

Los siete son hermanitos y viven un solo día: cuando uno nace otro muere, y así se pasan la vida.

Soy un caballero muy aseñorado, tengo doce damas para mi regalo, todas van en coche y gastan sus cuartos, todas usan medias, pero no zapatos.

Cuando apenas he nacido, mi vida se acaba al punto; aunque no soy el primero, lo sigo por todo el mundo.