adivinanzas para niños

Estoy condenado
a un año y un día;
si esto es cada cuatro,
¿mi nombre, sabrías?

 

más adivinanzas sobre el tiempo...

Cada año nazco gordito y cada año me muero flaquito. ¿Qué soy?

Aquí estamos doce hermanos; yo, que el segundo nací, soy el menor entre todos: ¿Cómo puede ser así?

Somos doce hermanos y yo el más chiquito; cada cuatro años me crece el rabito.

Cuando apenas he nacido, mi vida se acaba al punto; aunque no soy el primero, lo sigo por todo el mundo.

Nos llegan muy de mañana y se van mucho después, regresan cada semana y cuatro veces al mes.

Todos me esperan pero nunca llego, porque cuando llego yo desaparezco.

Para unos soy muy corto; para otros, regular; para los tristes muy largo; para Dios, la eternidad.

Te indica el día, te indica el mes, te indica el año. Dime ¿qué es?

Quién es un viejo ligero, que es de cuatro movimientos puestos en doce cimientos, que, a cualquier pasajero, da más penas que contentos.

Son doce hermanas y todas gastan medias y, aunque, van numeradas todas son cantadas.