adivinanzas para niños

Estoy condenado
a un año y un día;
si esto es cada cuatro,
¿mi nombre, sabrías?

 

más adivinanzas sobre el tiempo...

Como te cases o te embarques en este día fatal, todo te saldrá mal.

Tengo agujas y no sé coser, tengo números y no sé leer.

Los siete son hermanitos y viven un solo día: cuando uno nace otro muere, y así se pasan la vida.

En un castillo redondo, doce caballeros de guardia están; un flaco lancero y un gordo escudero, marchan al compás.

Un árbol con doce ramas, cada rama, cuatro nidos; cada nido, siete pájaros: cada cual con su apellido.

Aquí estamos doce hermanos; yo, que el segundo nací, soy el menor entre todos: ¿Cómo puede ser así?

De siete en siete vamos cogiditos de las manos.

Juntos dos en un borrico, ambos andan a la par, doce leguas anda uno y una el otro nada más.

Para unos soy muy corto; para otros, regular; para los tristes muy largo; para Dios, la eternidad.

Somos doce hermanos y yo el más chiquito; cada cuatro años me crece el rabito.