adivinanzas para niños

Son mis colores tan brillantes
que el cielo alegro en un instante.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Como el algodón suelo en el aire flotar, a veces otorgo lluvia y otras, sólo humedad.

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

Nazco en lugares abruptos sin haber tenido padre y conforme voy muriendo va naciendo mi madre.

Un convento bien cerrado, sin campanas y sin torres y muchas monjitas dentro, preparan dulces de flores.

Como una peonza da vueltas al sol, gira que gira, sin tener motor.

Lomos y cabeza tengo y aunque vestida no estoy, muy largas faldas mantengo.

Es una enorme naranja pero de zumo salado, los gajos se le suponen entre un par de meridianos.

Vuela sin alas, silba sin boca, azota sin manos y tú ni lo ves ni lo tocas.

Van y llegan, se llevan lo que traen y lo que traen se llevan

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.