adivinanzas para niños

Campo blanco,
flores negras,
un arado,
cinco yeguas.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Con sus páginas abiertas te va ilustrando la mente, si alguna vez lo prestaras, lo perderás para siempre.

Con mis hojas bien unidas, que no me las lleva el viento, no doy sombra ni cobijo, pero enseño y entretengo.

Soy blanca como la nieve, me ponen sobre una mesa, para escribir sobre mí cuanto venga a la cabeza.

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

Aunque sea tan pequeño, siempre separo y siempre detengo.

No me hace falta sacar pasaje: me mojan la espalda y me voy de viaje.

Soy pequeño, pequeñito, más con tal poder y arte que, si no me pegan bien, no van a ninguna parte.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.

Campo blanco, semilla negra, dos que la ven, uno que la siembra.