adivinanzas para niños

Campo blanco,
flores negras,
un arado,
cinco yeguas.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Como una ametralladora se escucha mi tableteo; pero estoy en la oficina, que mi oficio no es guerrero.

Bolita tengo tinta, también capucha tengo y escribo bien.

Con sus páginas abiertas te va ilustrando la mente, si alguna vez lo prestaras, lo perderás para siempre.

Todas las palabras sé y, aunque todas las explico, nunca las pronunciaré.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

Contengo todas las letras, los números y los signos, si me aprietan con los dedos escriben hasta los niños.

Una palomita, blanca y negra; vuela sin alas y habla sin lengua.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.

Aunque sea tan pequeño, siempre separo y siempre detengo.