adivinanzas para niños

Nunca bien supe escribir
pero soy gran escribano;
bien que te puedo servir,
si me tomas en tu mano.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Soy pequeño, pequeñito, más con tal poder y arte que, si no me pegan bien, no van a ninguna parte.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.

Campo blanco, flores negras, un arado, cinco yeguas.

Soy blanca como la nieve, me ponen sobre una mesa, para escribir sobre mí cuanto venga a la cabeza.

Cruza los ríos, también los mares, vuela sin alas a todas partes.

Sin ser árbol, tengo hojas, sin ser bestia, un buen lomo y mi nombre en cada tomo.

Una palomita, blanca y negra; vuela sin alas y habla sin lengua.

Blancos son los campos, las semillas negras, cinco son los bueyes que el arado llevan.

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

Como una ametralladora se escucha mi tableteo; pero estoy en la oficina, que mi oficio no es guerrero.