adivinanzas para niños

Sin hablar puedo decir
lo que mi dueño ha pensado;
tengo un carro, aunque sin mula,
y me muero en tres espacios.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Campo blanco, semilla negra, dos que la ven, uno que la siembra.

Nunca bien supe escribir pero soy gran escribano; bien que te puedo servir, si me tomas en tu mano.

Corta bien y no es cuchillo, afila y no es afilador, y te presta sus servicios para que escribas mejor.

Llanura blanca con flores negras; cinco bueyes aran en ella.

No me hace falta sacar pasaje: me mojan la espalda y me voy de viaje.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

Contengo todas las letras, los números y los signos, si me aprietan con los dedos escriben hasta los niños.

Soy blanca como la nieve, me ponen sobre una mesa, para escribir sobre mí cuanto venga a la cabeza.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.