adivinanzas para niños

Por dentro carbón,
por fuera madera,
en tu maletón
voy a la escuela.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Todas las palabras sé y, aunque todas las explico, nunca las pronunciaré.

Nunca bien supe escribir pero soy gran escribano; bien que te puedo servir, si me tomas en tu mano.

Blancos son los campos, las semillas negras, cinco son los bueyes que el arado llevan.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.

Suelo ir de mano en mano, hojas tengo y no soy flor, y aun teniendo muchas letras no soy de nadie deudor.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

Soy pequeño, pequeñito, más con tal poder y arte que, si no me pegan bien, no van a ninguna parte.

Cae de la torre y no se mata, cae en el agua y se desbarata.

Tengo hojas sin ser árbol, te hablo sin tener voz, si me abres no me quejo, adivina quien soy yo.

Llanura blanca con flores negras; cinco bueyes aran en ella.