adivinanzas para niños

Con sus páginas abiertas
te va ilustrando la mente,
si alguna vez lo prestaras,
lo perderás para siempre.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

Por dentro carbón, por fuera madera, en tu maletón voy a la escuela.

Con sus páginas abiertas te va ilustrando la mente, si alguna vez lo prestaras, lo perderás para siempre.

Sin ser árbol, tengo hojas, sin ser bestia, un buen lomo y mi nombre en cada tomo.

Todas las palabras sé y, aunque todas las explico, nunca las pronunciaré.

Bolita tengo tinta, también capucha tengo y escribo bien.

Soy pequeño, pequeñito, más con tal poder y arte que, si no me pegan bien, no van a ninguna parte.

Como una ametralladora se escucha mi tableteo; pero estoy en la oficina, que mi oficio no es guerrero.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.