adivinanzas para niños

Con sus páginas abiertas
te va ilustrando la mente,
si alguna vez lo prestaras,
lo perderás para siempre.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

No me hace falta sacar pasaje: me mojan la espalda y me voy de viaje.

Sin ser árbol, tengo hojas, sin ser bestia, un buen lomo y mi nombre en cada tomo.

Si me mojas y me pegas viajará la mensajera.

Aunque sea tan pequeño, siempre separo y siempre detengo.

Llanura blanca con flores negras; cinco bueyes aran en ella.

Tengo hojas sin ser árbol, te hablo sin tener voz, si me abres no me quejo, adivina quien soy yo.

Suelo ir de mano en mano, hojas tengo y no soy flor, y aun teniendo muchas letras no soy de nadie deudor.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.