adivinanzas para niños

Jamás aprendí a escribir
y soy muy gran escribana
y, con invención galana,
te suelo siempre servir
sin cansar tarde y mañana.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Nunca bien supe escribir pero soy gran escribano; bien que te puedo servir, si me tomas en tu mano.

Tengo hojas sin ser árbol, te hablo sin tener voz, si me abres no me quejo, adivina quien soy yo.

Campo blanco, semilla negra, dos que la ven, uno que la siembra.

Cruza los ríos, también los mares, vuela sin alas a todas partes.

Corta bien y no es cuchillo, afila y no es afilador, y te presta sus servicios para que escribas mejor.

Con mis hojas bien unidas, que no me las lleva el viento, no doy sombra ni cobijo, pero enseño y entretengo.

Como una ametralladora se escucha mi tableteo; pero estoy en la oficina, que mi oficio no es guerrero.

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

No me hace falta sacar pasaje: me mojan la espalda y me voy de viaje.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.