adivinanzas para niños

Jamás aprendí a escribir
y soy muy gran escribana
y, con invención galana,
te suelo siempre servir
sin cansar tarde y mañana.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Cae de la torre y no se mata, cae en el agua y se desbarata.

Como una ametralladora se escucha mi tableteo; pero estoy en la oficina, que mi oficio no es guerrero.

Aunque sea tan pequeño, siempre separo y siempre detengo.

Bolita tengo tinta, también capucha tengo y escribo bien.

Cruza los ríos, también los mares, vuela sin alas a todas partes.

Soy pequeño, pequeñito, más con tal poder y arte que, si no me pegan bien, no van a ninguna parte.

Entre mis hojas se esconden hadas, princesas y duendes. Cuando me lees de noche, sin darte cuenta te duermes.

Con mis hojas bien unidas, que no me las lleva el viento, no doy sombra ni cobijo, pero enseño y entretengo.

Blancos son los campos, las semillas negras, cinco son los bueyes que el arado llevan.

Una palomita, blanca y negra; vuela sin alas y habla sin lengua.