adivinanzas para niños

Jamás aprendí a escribir
y soy muy gran escribana
y, con invención galana,
te suelo siempre servir
sin cansar tarde y mañana.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Entre mis hojas se esconden hadas, princesas y duendes. Cuando me lees de noche, sin darte cuenta te duermes.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.

Blancos son los campos, las semillas negras, cinco son los bueyes que el arado llevan.

Como una ametralladora se escucha mi tableteo; pero estoy en la oficina, que mi oficio no es guerrero.

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

Suelo ir de mano en mano, hojas tengo y no soy flor, y aun teniendo muchas letras no soy de nadie deudor.

Aunque sea tan pequeño, siempre separo y siempre detengo.

No me hace falta sacar pasaje: me mojan la espalda y me voy de viaje.

Es un sabio gordinflón, si le preguntan no habla, sabe todas las respuestas, tiene todas las palabras.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.