adivinanzas para niños

Jamás aprendí a escribir
y soy muy gran escribana
y, con invención galana,
te suelo siempre servir
sin cansar tarde y mañana.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Con mis hojas bien unidas, que no me las lleva el viento, no doy sombra ni cobijo, pero enseño y entretengo.

Todas las palabras sé y, aunque todas las explico, nunca las pronunciaré.

Cae de la torre y no se mata, cae en el agua y se desbarata.

Dos son tres, tres son cuatro y cuatro son seis. ¿Qué son?

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.

Sin ser árbol, tengo hojas, sin ser bestia, un buen lomo y mi nombre en cada tomo.

Por dentro carbón, por fuera madera, en tu maletón voy a la escuela.

Soy blanca como la nieve, me ponen sobre una mesa, para escribir sobre mí cuanto venga a la cabeza.

Soy pequeño, pequeñito, más con tal poder y arte que, si no me pegan bien, no van a ninguna parte.

No me hace falta sacar pasaje: me mojan la espalda y me voy de viaje.