adivinanzas para niños

Soy blanca como la nieve,
me ponen sobre una mesa,
para escribir sobre mí
cuanto venga a la cabeza.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Con sus páginas abiertas te va ilustrando la mente, si alguna vez lo prestaras, lo perderás para siempre.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.

Soy pequeño, pequeñito, más con tal poder y arte que, si no me pegan bien, no van a ninguna parte.

Nunca bien supe escribir pero soy gran escribano; bien que te puedo servir, si me tomas en tu mano.

Tengo muchas hojas y flores no tengo mas si tú me mojas yo me siento enfermo.

Soy blanca como la nieve, me ponen sobre una mesa, para escribir sobre mí cuanto venga a la cabeza.

Todas las palabras sé y, aunque todas las explico, nunca las pronunciaré.

Llanura blanca con flores negras; cinco bueyes aran en ella.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.

Cruza los ríos, también los mares, vuela sin alas a todas partes.