adivinanzas para niños

Soy blanca como la nieve,
me ponen sobre una mesa,
para escribir sobre mí
cuanto venga a la cabeza.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Con mis hojas bien unidas, que no me las lleva el viento, no doy sombra ni cobijo, pero enseño y entretengo.

Blancos son los campos, las semillas negras, cinco son los bueyes que el arado llevan.

Es un sabio gordinflón, si le preguntan no habla, sabe todas las respuestas, tiene todas las palabras.

Si me mojas y me pegas viajará la mensajera.

Por dentro carbón, por fuera madera, en tu maletón voy a la escuela.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.

Sabana blanca tendida, mariquita negra le baila encima.

Una palomita, blanca y negra; vuela sin alas y habla sin lengua.