adivinanzas para niños

Entre mis hojas se esconden
hadas, princesas y duendes.
Cuando me lees de noche,
sin darte cuenta te duermes.

 

más adivinanzas de libros y escritura...

Nunca bien supe escribir pero soy gran escribano; bien que te puedo servir, si me tomas en tu mano.

Muy chiquito, chiquitito, que pone fin a lo escrito.

Soy blanca como la nieve, me ponen sobre una mesa, para escribir sobre mí cuanto venga a la cabeza.

Blancos son los campos, las semillas negras, cinco son los bueyes que el arado llevan.

Jamás aprendí a escribir y soy muy gran escribana y, con invención galana, te suelo siempre servir sin cansar tarde y mañana.

Contengo todas las letras, los números y los signos, si me aprietan con los dedos escriben hasta los niños.

Sin hablar puedo decir lo que mi dueño ha pensado; tengo un carro, aunque sin mula, y me muero en tres espacios.

Campo blanco, flores negras, un arado, cinco yeguas.

Campo blanco, semilla negra, dos que la ven, uno que la siembra.

Dos son tres, tres son cuatro y cuatro son seis. ¿Qué son?