adivinanzas para niños

En las manos de las damas
casi siempre estoy metido,
unas veces desplegado
otras veces recogido.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

De día llenos de carne, de noche con la boca al aire.

Con varillas me sostengo y con la lluvia voy y vengo.

Soy de piel o paño gordo y me adhiero a tu cuerpo, para que no pases frío cuando llega el invierno.

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».

Por la noche me lo pongo, por el día me lo quito y en la siesta lo uso un poquito.

Santa con nombre de flor, y, a pesar de este retrato, me confunden con zapato.

Nuestra dueña nos coloca uno a cada lado, siempre pendientes, siempre colgados.

Tienen justo cinco dedos como la mano; se rellenan en invierno, se vacían en verano.

Colgada voy por delante y al hombre hago elegante.

Con dos patas encorvadas y dos amplios ventanales quitan sol o dan visión según sean sus cristales.