adivinanzas para niños

Aunque tengo cuatro patas,
yo nunca puedo correr,
tengo la comida encima,
y no la puedo comer.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Es un campo colorado con los surcos muy derechos; muy en alto está situado e inclinado de dos lados.

No soy el sol, tampoco el fuego; pero la casa bien que caliento.

Soy de cabeza redonda y me sostengo en un solo pie. Soy de tal fortaleza que a Dios hombre sujeté.

En el campo fui nacida, vestida de verdes ramas, y al pueblo me trajeron, para servir a las damas, a mí todo me regalan, caramelos, miel, melada, mas yo todo lo reparto, porque no sé comer nada.

En los baños suelo estar, aunque provengo del mar.

Tengo dientes y no muerdo, desenredo con cuidado, caminos abro en tu pelo, ya sea liso o rizado.

Cuando la entrada yo les prohíbo, son muchos golpes los que recibo.

Una señorita de carnes muy blandas, que sin ser enferma siempre está en la cama.

Poseo dientes y ojos y para hacerme trabajar me has de meter en cerrojos.

Lámina que no se ve y nos protege del viento. Aunque la atraviesa el sol, se empaña con el aliento.