adivinanzas para niños

Aunque tengo cuatro patas,
yo nunca puedo correr,
tengo la comida encima,
y no la puedo comer.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Es venta y no se vende, es Ana, pero no es gente.

De mi madre nací yo, sin fundamento de padre, y luego me he muerto yo y de mi nació mi madre.

Ni corre, ni vuela, pero siempre te precede, cuando vas o cuando llegas.

¿Quién pensaréis que yo soy, que cuanto más y más lavo, mucho más sucia me voy?

Sale de la sala, entra en la cocina, meneando la cola como una gallina.

Habla y no tiene boca, oye y no tiene oído, es chiquito y hace ruido, muchas veces se equivoca.

Tiene un ojo y nada ve, por abrir no es cosa dura, sin embargo por cerrar, sí que cierra y sí que es dura.

Ruedo y ruedo, y en los bolsillos me quedo.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

Es una caja habladora, que vive en todas las casas, y se calla a muy alta hora.